Seguridad infantil en la piscina: prevención de accidentes y cómo actuar si hay percances

Por Planendario

Verano, calor y agua siempre van de la mano. Los niños están deseando terminar las clases para pasarse el día a remojo en la playa o en la piscina. Las horas en el agua son tiempo de diversión asegurada, siempre y cuando tengamos muy en cuenta su seguridad y la de los niños que los rodean.

Según datos de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, en los últimos cinco años, más de 100 niños han fallecido en España por ahogamiento siendo el grupo de riesgo los menores de 6 años.

Cada año lanzan una campaña para concienciar sobre la importancia de no perder a los niños de vista cuando tengan acceso fácil y directo al agua, y reducir así las muertes por ahogamiento. Con el hashtag #OjoPequealAgua están llenando las redes sociales con mensajes preventivos.

¿Sabes cuáles son las medidas básicas de seguridad para evitar sustos en el agua con niños? Seguro que muchas te suenan, pero otras son tan obvias que tal vez ni te las hayas planteado. A continuación te contamos las medidas de seguridad para niños en la piscina .

Recibe de forma fácil los mejores planes en tu móvil

Apúntate haciendo clic aquí 👉 WhatsApp

Supervisión continua 

NO existe sustituto de la supervisión de un adulto, por ello la estricta vigilancia y el control permanente son básicos.

Si sois varios los adultos que estáis en la piscina o en la playa, os recomendamos que nombréis un responsable de la supervisión o haced turnos de vigilancia, de lo contrario se puede caer en el error de confiar en que otro está observando a los niños y no ser así.
Seguridad infantil en la piscina con ninos

A un brazo

Cada 10 segundos el adulto responsable de la vigilancia debe mirar a la piscina o a la zona de baño en la playa si hay niños dentro del agua o alrededor, debe llegar a ella en menos de 20 segundos, o lo que es lo mismo: hay que poder alcanzar al niño con el brazo. Evita cualquier tipo de distracción, especialmente con el móvil las y redes sociales.

Detectar riesgos

Si estáis en la piscina: previamente el adulto debe recorrer el camino desde la casa (o el sitio en el que se encuentren) hasta la piscina tal y como lo haría el niño, asegurándose de que en ningún caso puede llegar hasta el agua por sí solo ante un descuido.
Si quieres que escribamos sobre algún tema concreto, escríbenos a contacto@planendario.com 

Niveles de protección

Si tenéis piscina en casa: en función de los riesgos detectados y las características de la casa se instalarán los dispositivos de seguridad que eviten que el niño pueda llegar a la piscina, tanto en el interior de la casa como en el exterior.

Aprendizaje y educación

Los niños deben aprender lo antes posible a flotar y a nadar después. Aunque tu hijo ya nade, no olvides que pueden ocurrir posibles accidentes como caídas y golpes o una mala digestión, pueden conmocionar al pequeño por lo que volvemos de nuevo al primer punto: supervisión continua.

Dispositivos de rescate

En la piscina ten a mano equipos de rescate básico: salvavidas, pértiga y teléfono.

Orden

El mejor hábito es el de recoger los juguetes y otros elementos de flotación que puedan resultar llamativos para el niño, mantenedlos alejados de la piscina y sus alrededores después de su uso. Así evitaremos que el niño intente alcanzarlos

Drenajes

La revisión y el mantenimiento de los drenajes de la piscina así como el alejamiento infantil de las partes mecánicas y de los filtros de la piscina son las mejores medidas preventivas para evitar lesiones o mantenerse sumergidos por la succión sin posibilidad de salir a la superficie.

Aseguraos de conocer cómo desconectar estos dispositivos.
Seguridad con ninos en la piscina

Elementos de seguridad

- Elementos de seguridad activa (vallas de piscina y cobertores), que evitan el contacto directo del niño con el agua. Deben cumplir con las Normas AFNOR

- Elementos de seguridad pasiva (alarmas perimetrales y alarmas de inmersión), que nos avisan cuando el niño ya ha entrado en el agua, por lo que el tiempo de reacción del adulto se acorta. En cualquier caso se debe disponer de un dispositivo de retención y aviso, ya que es la mejor forma de evitar ahogamientos.

- En caso de necesitar elementos de flotación, estos deben ser chalecos (la recomendación es que NO se usen flotadores o manguitos), siempre con el Marcado CE y adecuados a cada niño.

Emergencias

Los adultos y los niños deberían aprender RCP (Reanimación Cardiopulmonar), así como interiorizar el procedimiento en caso de emergencia por ahogamiento: PAS, teléfono de emergencia (1-1-2) y actuación de seguridad.

En la web de Cruz Roja podéis ver todos los cursos disponibles de primeros auxilios.
Además, puede incluir una tira metálica para el ajuste nasal y sería peligroso introducirla en el microondas.

¿Qué hacer en caso de accidente?

Los segundos y minutos posteriores a que suceda el accidente, pueden ser decisivos para la víctima. Lo más importante es mantenerse sereno y tener claro cómo hay que actuar.

Cruz Roja tiene un esquema de actuación, la conducta P.A.S (Proteger, Actuar y Socorrer) - Proteger el lugar del accidente:

- Haz seguro el lugar con el fin de evitar que se produzca un nuevo accidente.

- Avisar a los servicios de emergencia:
  - Si existe servicio de vigilancia y salvamento en la zona pide ayuda al puesto de socorro más próximo.
   
  - Si no existe servicio de vigilancia y salvamento y, según la gravedad de la situación, llama al teléfono de emergencias 112.
   
   - Si la situación no reviste gravedad, acude al Centro de Salud más próximo.

- Socorrer a los heridos:
   - Si una persona se encuentra en apuros en el agua, intenta acercarle un objeto al que pueda agarrarse para mantenerse a flote, hasta la llegada de los especialistas. Nunca te tires al agua para socorrer a alguien en peligro si no has recibido formación específica para ello.

   - Controla las funciones vitales de la víctima. Lo primero es saber cómo están funcionando el cerebro (consciencia), los pulmones (respiración) y el corazón.

   - Evita movimientos bruscos al accidentado, ante el riesgo de que se haya producido una lesión en la columna vertebral.

   - Asegúrate de que está consciente. Si el herido no reacciona al hablarle, tocarle o estimularle suavemente, con un pellizco por ejemplo, probablemente está inconsciente.

   - Comprueba que respira con normalidad. Para saber si una persona respira espontáneamente, debes ver, oír y sentir su respiración. Si no lo hace con normalidad, adminístrale 5 insuflaciones o respiraciones de rescate, e inicia las compresiones torácicas externas (alternando 30 compresiones y 2 ventilaciones) a un ritmo de 100-120 compresiones por minuto, hasta que llegue el equipo de emergencias.

Piscinas hinchables para bebés 

Y por último, mención especial a la seguridad infantil en las piscinas hinchables para bebés. Estas se deben de vaciar y recoger en cuanto no se usen y no debemos reducir la vigilancia y la supervisión, reiteramos: solo 6 cm (y hasta menos) de agua cubren toda la carita de tu bebé y pueden provocar un ahogamiento infantil.

Las piscinas son elementos de recreo y diversión, los niños deben jugar e investigar para poder desarrollarse y crecer. Ambos elementos pueden y deben convivir en armonía, conseguirlo es responsabilidad de los adultos. 
Consejos de Seguridad con ninos en la piscina

Opinión de Planendario

Para estar más tranquilos, os recomendamos que hagáis algún curso de primeros auxilios para bebés y niños. Son maniobras básicas al alcance de todos que pueden salvar la vida de nuestros hijos en un momento dado.